Las soñadoras y los soñadores no tienen sueños cobardes (5)

By marzo 17, 2016dreamers

Ropa que puede salvar vidas y medir tu felicidad: un proyecto de Elena Corchero.

 

Elena Corchero es una de las pioneras de moda inteligente.

Elena Corchero es una de las pioneras de moda inteligente.

 

Nacida en Canarias, formada en el prestigioso MIT Media Lab de Dublín y afincada en Londres, Elena Corchero es una de las pioneras de la moda inteligente. Además de ser estéticamente atractivas, sus creaciones pueden prevenir enfermedades, emitir un diagnóstico, mejorar la seguridad vial de aquel que las viste y transmitir emociones mediante cambios de color o forma. La propuesta de esta canaria se desarrolla a través de su propia empresa, Lost Values, fundada en 2008, y que ha suscitado el interés de grandes marcas como Cadbury, Disney e incluso grandes eventos como los Juegos Olímpicos de Londres. Sin embargo, el reto actual de esta diseñadora es llegar al gran público, algo para lo que es necesario conseguir producir sus diseños en cantidad suficiente para satisfacer la demanda y a un precio asequible en lo que a costes se refiere. «Me inspiro en un problema que quiero resolver o en una tecnología o material que me fascina, pero por ahora la finalidad de mis diseños no es otra que la de inspirar un movimiento de consumo en el que ofrezco productos como ejemplo de lo que se debe demandar». O lo que es lo mismo, Corchero no diseña ropa tecnológica solo porque es cool, sino que es necesario que haya un concepto detrás. Si este concepto posee además un significado ecológico o social, mejor todavía.

Otra de las dificultades a la hora de desarrollar estos diseños es que buena parte de la población no acaba de asociar estos productos con el mundo de la moda, bien porsu aspecto exterior, bien por las prestaciones tecnológicas que ofrecen. «La estética de los proyectos juega un papel muy importante. Por ello siempre aconsejo inspirarse en materiales y formas a las que el consumidor ya está familiarizado». En este sentido, Corchero pone como ejemplo el smart watch de Apple. Un producto novedoso, con muchas más prestaciones que un reloj normal pero «camuflado» bajo el aspecto de un producto que resulta lo suficientemente familiar para que las personas no tengan que variar sus hábitos cotidianos para utilizarlo.

Comentar

Comparte con tus amigos










Enviar